Archivo para 28 febrero 2010

amores que matan

There is a story to tell, a story that has no place in history and no real claim upon the attention of the Fates. I have a story to relate which proves that Love, with no blood on its knife, does not sleep easily, if it sleeps at all, until every one of its devotees lies dead.

I warn you that as you lie in your bed and feel the determination of your lover slipping its blade between your ribs, this is the real consummation. “Kill me, kill me,” you murmur. But it always surprises you when you die.

o lo que pretende ser lo mismo:

Hay un relato por contar, un relato sin lugar en la historia y nada que reclamar a las Parcas. Tengo una historia que contar que prueba que El Amor, sin sangre en su cuchilla, no concilia el sueño facilmente, si es que consigue dormir, hasta que todos sus devotos yacen muertos.

Te advierto que mientras yaces en tu cama y sientes la resolución de tu amante, deslizando su cuchillo entre tus costillas, esa es la auténtica consumación. “Mátame, mátame”, susurras. Pero siempre te sorprende cuando mueres.

George Barker, The Dead Seagull, John Lehman, 1950.

Parole, parole, parole

Sin ser el único, el caso de la nave Saint Louis fue suficientemente significativo. Con la benévola anuencia de las autoridades nazis, para las cuales la versión inicial de la “solución final” significaba pura y simplemente la expulsión de todos los judíos fuera de las fronteras del Reich, tanto más que en un futuro próximo éstas debían coincidir con los límites de Europa, el barco zarpó de Hamburgo y puso proa rumbo a Cuba, abarrotado de emigrantes en las bodegas. Las autoridades cubanas se negaron a dejarlo siquiera acercarse al puerto de La Habana y tras dos semanas de insistentes gestiones, el buque se vio obligado a salir de las aguas territoriales de la isla caribeña y continuar hacia los Estados Unidos. Allí el presidente Roosevelt, a quien los fugitivos habían dirigido un radiograma desesperado, permaneció largo tiempo sordo a sus súplicas, maniatado por los lobbies del Senado. En su decisión, por cierto, desempeñó un papel nada despreciable el mensaje de varias organizaciones judías norteamericanas que llamaron la atención al presidente sobre la injusticia que se cometería si se autorizaba la aparición de competidores en actividades tradicionales de su comunidad, sobre todo después del profundo trauma que la economía norteamericana había sufrido durante la Gran Depresión, aún recordada por todos. Estas organizaciones advirtieron también sobre el peligro de propagación del comunismo en los Estados Unidos a través de los judíos alemanes, muchos de lo cuales eran de izquierdas. . Mister Goldsmith, propietario de una pequeña fábrica de confección en Detroit, no tenía nada en contra de su congénere Herr Goldschmidt, fabricante de confección en Colonia, incluso estaría dispuesto a firmar una petición en defensa de los judíos alemanes, pero él no quería verlos como competidores de su pequeño negocio en Norteamérica, por cuya prosperidad habían sudado la gota gorda tres generaciones de Goldsmith. Semejantes motivos explicaban también el comportamiento de la embajada norteamericana en Berlín, que, si bien de forma oficiosa y delicada, sugería a la cúpula nazi que sería deseable desalentar a las personas contagiadas por la fiebre emigrante de su anhelo de obtener un trocito, aunque fuera siquiera una migaja, del sueño americano.

Por fin, llegó a bordo la respuesta de Roosevelt, algo atribulada, pero no por ello menos contundente: no sería admitida en los Estados Unidos una nueva oleada de inmigrantes procedentes de Alemania. Entonces el Saint Louis se deslizó hacia abajo, rumbo a las costas del Nuevo Mundo, pero México, Chile, Argentina y todos los demás países a los que se dirigió respondieron con una negativa. La explicación oficial fue que la cuota de inmigrantes extranjeros estaba cubierta desde hacía tiempo.
Después de haber deambulado varios meses por los azimuts del humanitarismo y la solidaridad, el capitán del Saint Louis puso proa hacia atrás, hacia la buena vieja Europa. Pero las buenas viejas Francia e Inglaterra ni siquiera se tomaron la molestia de responder a las súplicas de acceso a sus puertos continentales o a los de sus colonias y dominios. En Italia ya estaban en vigor las leyes antisemitas que prohibían dar acogida a inmigrantes judíos. Suiza expedía sólo visados de tránsito sin derecho a residencia; Bélgica y Holanda contestaron amablemente que estaban dispuestas a acoger hasta… doscientas personas. De Ámsterdam llegó volando precipitadamente también la contundente negativa de autorizarlos a asilarse en Surinam, Curaçao o cualquier otro dominio colonial holandés.
Igual de tajante fue la negativa de los soviéticos. Los fugitivos, de todos modos, no sentían demasiadas ganas de obtener asilo soviético: allí acababan de causar estragos la enésima oleada de procesos y purgas, mientras que los pogromos y persecuciones abiertas o secretas en las zonas de población judía de Ucrania y Bielorrusia, algo aplacadas después de la Revolución de 1917, se habían reanudado con creciente ensañamiento. Los fusilamientos de los miembros del Comité Antifascista Judío y de los “asesinos en batas blancas” estaban todavía en el futuro pero su lejano retumbar ya flotaba en el aire…

Finalmente, el buque fantasma se vio obligado a volver a Hamburgo.
El epílogo de este cuento se puede hallar en los archivos de Auschwitz y Treblinka.

Adiós, Shanghai, Angel Wagenstein, Libros del Asteroide

wonderland

such a big bookstore

el origen de todo

deslove

AMORLESS

Creyendo que arderían
en hogueras finales
tu cuerpo y tu aventura
perdidos, si purgaba
de tan densa memoria
la plaza y la avenida,
regresé a los aularios
de septiembre, lacrados
con tibia calma ahora,
recorrí un duro dédalo
de tumultos y músicas,
llegué a los dos portales
de nuestros cinco encuentros,
y, hallándote en las voces
aún flotantes que herían
la piedra y la arrasaban,
mientras iba cumpliendo
la jornada sus horas,
el invierno sus ritos
y el agua su tormenta,
me venció a cada paso
lo dulce y lo abundante
de la ciudad y el año,
y no admití latido
que no me diera fiebre
ni noticia de ti
que no atrajera sombra.
Y, espectro castigado
sin azar y sin mundo,
en viaje doloroso
me adentré por la ruina.

Christian Law Palacín. Algo menor que el corzo. Pre-textos. 2009. 8€

primo

Los que vivís seguros
En vuestras casas caldeadas
Los que os encontráis, al volver por la tarde,
La comida caliente y los rostros amigos:

Considerad si esto es un hombre
Quien trabaja en el fango
Quien no conoce la paz
Quien lucha por la mitad de un panecillo
Quien muere por un sí o por un no.
Considerad si es una mujer
Quien no tiene cabellos ni nombre
Ni fuerzas para recordarlo
Vacía la mirada y frío el regazo
Como una rana invernal.

Pensad que esto ha sucedido:
Os encomiendo estas palabras.
Grabadlas en vuestros corazones
Al estar en casa, al ir por la calle,
Al acostaros, al levantaros;
Repetídselas al vuestros hijos.

O que vuestra casa se derrumbe,
La enfermedad os imposibilite,
Vuestros descendientes os vuelvan el rostro.

Si esto es un hombre, Primo Levi. Editorial Quinteto. 8,50€