Archivo para 22 mayo 2010

desconcierto

¿Alguien más encuentra esta imagen desconcertante?

El mes más cruel

Nadie tiene miedo a lo que conoce, reflexionaron. Sólo lo que no se ve, lo extraño, asusta y paraliza. De modo que la habitación del niño no tendría más paredes opacas que las que daban al interior de la casa. Las que mostraban el exterior serían transparentes y, de esa forma, Darío creció con la presencia de perros abandonados que merodeaban alrededor de la casa en busca de las sobras de la cena. Creció acompañado de los brillos melancólicos de algunos insectos y de los vuelos repentinos de las aves de presa. Aprendió a ver más allá de la negrura profunda de las noches sin luna y prestó atención a los cambios de los contornos y de los aromas del paisaje producidos por la impasible sucesión de las estaciones.

Pilar Adón, El mes más cruel. Editorial Impedimenta.

Madre Noche

Éste es el único de los relatos cuya moraleja conozco. No creo que sea una moraleja extraordinaria. Sólo que en esta ocasión sé cuál es: somos lo que aparentamos ser, así que debemos tener cuidado con lo que aparentamos ser.

Kurt Vonnegut, Madre Noche. (Triste y fatídicamente descatalogado).

apetito

Lo verdaderamente culto es dejarse llevar por la curiosidad, la extrañeza, el asombro, la diversión. El apetito por seguir una conversación que no se entiende es un síntoma de salud, no de falta de preparación: la disciplina es buena al servicio del apetito, no en lugar del apetito. Sin apetito, no hay cultura viva.

Gabriel Zaid, “Los demasiados libros“.

poet

Comprendo que resulte difícil creerlo, pero el sentimiento no es un ingrediente literario.

Ramón Buenaventura.

La poesía no es dar rienda suelta a la emoción, es una huida de la emoción; no es la expresión de la personalidad, sino una huida de la personalidad. Pero, claro, sólo los que tienen emociones y personalidad saben lo que significa querer huir de estas cosas.

T.S. Eliot.