a la cara

Dejé la nota a un lado y ensarté un trozo de melón anémico con el tenedor. Me lo quedé mirando y luego volví a dejarlo en el plato. Me pregunté brevemente por qué había pedido aquella deslucida ensalada de frutas. Sinceramente, con todo lo que había pasado y seguía pasando, no tenía demasiado sentido seguir respetando mi dieta. ¿Quién tiene tiempo para preocuparse por el tamaño de su culo cuando está ocupada intentado mantenerlo fuera de la cárcel?

Christa Faust, A la cara. Valdemar / Es Pop.

0 Responses to “a la cara”



  1. Dejar un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s





A %d blogueros les gusta esto: