Archivo para 31/07/10

Hay muchas historias que pueden ser contadas, pero sólo algunas merecen ser verdad:

Ya ves, le dije a Kamilka, si hubiéramos tenido el dinero de papaíto, habríamos podido pagar al socio y no habríamos tenido que cargárnoslo.

¿Pero sabes qué? dijo Kamilka. De este modo me gusta más. Me siento como una princesa azteca. Durante los ritos iniciáticos de las princesas aztecas no podían faltar sacrificios humanos.

Levanté la cabeza sorprendido.

El firmamento nocturno había sido barrido con esmero y sobre nuestras cabezas se esponjaba la luna como la masa para una tarta nupcial.

Jirí Kratochvil, En mitad de la noche un canto. Impedimenta.