profeta en su tierra

Ella, mamá, se quedó en su habitación, con la mirada perdida. Mis llantos de recién nacido nunca agitarían el aire inmóvil del antro donde ella se agazapaba como un fósil. Pero su mirada de desencanto cruzaba el pasillo y atravesaba las gruesas paredes de las dos habitaciones para posarse sobre mí, exclusivamente sobre mí. Su mirada insomne.

Ella, mamá, empezó a culparme. Mis ojos abiertos prematuramente le echaron por tierra su mejor sueño de mujer frustrada: aquel largo, larguísimo y negro viaje hacia el milagro.

Sé que nunca he querido a mamá. Mis sentimientos hacia ella han sido más bien lo contrario del amor. Pero cuando lo pienso, noto como una profunda angustia que me contrae el estómago: imagen de pulpo en mis sueños. No sé por qué. (A lo mejor, simplemente, porque ya está muerta.)

Agustín Gómez Arcos, El cordero carnívoro. Cabaret Voltaire.

Anuncios

0 Responses to “profeta en su tierra”



  1. Dejar un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s




febrero 2011
L M X J V S D
« Ene   Mar »
 123456
78910111213
14151617181920
21222324252627
28  
Anuncios

A %d blogueros les gusta esto: