si alguien quiere darte un disgusto, no lo cojas.

Luego, después de haber caminado durante al menos una hora, habíamos ido a parar a un campo, a doscientos o trescientos metros de unos edificios en construcción, donde nos habíamos besado y habíamos estado rodando por la hierba, hasta que yo, que padecía una fuerte alergia al polen, entre la emoción que me producía estar con ella, las flores que había entre la hierba y mi respiración agitada, había empezado a hincharme, y mi piel a jaspearse de un modo que daba asco verme, y a ahogarme a causa del asma, y así, de repente, mientras le decía que tenía que irme cuanto antes de aquel campo para no morir ahogado, nos dimos cuenta de que eran ya las cinco de la tarde, porque aquel día la luz era una verdadera locura y no se iba nunca, y lo cierto es que ninguno de los dos se hubiera podido imaginar nunca que habíamos estado seis o siete horas dándonos el lote.

Ugo Cornia, Sobre la felicidad a ultranza. Editorial Periférica.

Anuncios

4 Responses to “si alguien quiere darte un disgusto, no lo cojas.”


  1. 1 Manuel Martos Pérez 17 marzo 2011 en 10:25

    Como veo que compartimos “servidor”, me atrevo a dejar aquí constancia del enlace que a vuestra tienda he hecho en mi humilde blog, con motivo no de este libro, sino de la edición en RBA de Cuentos Completos del gran Evelyn Waugh.

    Si lo tenéis o lo podéis conseguir, junto a ese Chéjov Comentado de Nevsky Prospect, honraré vuestra tienda con mi presencia consumidora. Y a la Picasso que le den.

    Lamento añadir que la publicidad que os pueda hacer desde mi blog será más bien escasa.

    En fin, algo es algo. Gracias por hacerme pensar que en Almería hay más de una librería.

    Saludos airados,

    Manolo.

  2. 2 Tomás 17 marzo 2011 en 11:26

    ¿Y cuándo tiene usted prevista su próxima visita a la capital? Me gustaría asegurarme de que estoy en la tienda, y que el café está listo, para recibirlo como se merece.Un saludo.

  3. 3 Manuel Martos Pérez 17 marzo 2011 en 12:50

    Me temo que vivo -laboralmente- en ella…

    Pero ya veo que, con oasís como el vuestro, esto de arrastrarse por las áridas arenas del desierto será más llevadero.

    Bonito el detalle visual de ese viaje nevado al norte, por cierto.

    A lo que vamos: a ver si tenéis esos libros disponibles en la tienda.

    Saludos complacidos.

  4. 4 Tomás 17 marzo 2011 en 18:38

    Querido Manuel,

    Somos grandes amantes del desierto que nos rodea, pero no, ninguno de los dos títulos mencionados está ahora mismo en nuestra tienda. Eso sí, no tardarán en estarlo. Chéjov es inquilino habitual de nuestra tienda.

    Si quiere, déjenos un modo de contacto y le avisamos en cuanto entren por la puerta (posiblemente el lunes).

    Y hablando de la tienda, Chéjov o no Chéjov, nos encantaría enseñarle las maravillas que sí tenemos en existencias ahora mismo (el Chéjov de Libros del silencio, por poner un ejemplo, o los Droláticos de Balzac, en Cabaret Voltaire o, sin ir más lejos, la novela de Ugo Cornia que hospeda estos comentarios).


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s




marzo 2011
L M X J V S D
« Feb   Abr »
 123456
78910111213
14151617181920
21222324252627
28293031  
Anuncios

A %d blogueros les gusta esto: