Archivo para 30 mayo 2011

Fruta del día.

tOUR dE fORCE

Házte un bien y lee Standdart. Sé más multicultural y divergente.

Invisibles pero legibles.

Al hombre que cabalga largamente por tierras selváticas le acomete el deseo de una ciudad. Finalmente llega a Isadora, ciudad donde los palacios tienen escaleras de caracol incrustadas de caracoles marinos, donde se fabrican según las reglas del arte catalejos y violines, donde cuando el forastero está indeciso entre dos mujeres encuentra siempre una tercera, donde las riñas de gallos degeneran en peleas sangrientas entre los apostadores. Pensaba en todas estas cosas cuando deseaba una ciudad. Isadora es, pues, la ciudad de sus sueños; con una diferencia. La ciudad soñada lo contenía joven; a Isadora llega a avanzada edad. En la plaza está la pequeña pared de los viejos que miran pasar la juventud; el hombre está sentado en fila con ellos. Los deseos son ya recuerdos.

Italo Calvino, Las ciudades invisibles. 13,90€, sin gastos de envío, cortesía de Librería Zebras.

Zebras era una fiesta.

Rafael Reig y Antonio Orejudo visitan Zebras y posan a los pies de La Misántropa, Nuestra Señora de los Buenos Libros.

Malas companías

Melusina por un tubo, en la Librería Zebras. No te lo pierdas.

Zebras vs. Mapache: Fight!!

Desde hoy, Mapache, la editorial de fanzines vagamente literarios que te quiere, se ofrece al público en Librería Zebras, la librería que también te quiere, pero igual no tanto.

por primera vez en nuestro escenario

En una ciudad de doce mujeres había una decimotercera. Nadie admitía que vivía allí, no recibía cartas, nadie le hablaba, nadie preguntaba por ella, nadie le vendía pan, nadie le compraba nada, nadie le devolvía la mirada, nadie llamaba a su puerta; la lluvia no caía sobre ella, el día nunca amanecía para ella, el sol nunca brillaba para ella, la noche nunca caía para ella; para ella las semanas no pasaban, los años no corrían; su casa estaba sin numerar, su jardín sin cuidar, sin pisadas su camino, sin sueño su cama, sin comer su comida, sin arrugas su ropa; y, a pesar de todo, seguía viviendo en la ciudad sin resentimiento por lo que la ciudad le hacía.

Lydia Davis, Cuentos Completos, Seix Barral. 28€, gastos de envío gratuítos en Librería Zebras.